jueves, 6 de febrero de 2014

660 / CARTA DE UNA JOVEN DE 17 AÑOS A MARIANO RAJOY

Empezaría diciendo querido Mariano Rajoy, o querido presidente del gobierno. Pero no, te trataré de tú a tú, ya que antes de ser presidente del gobierno eres persona o, al menos, eso creo. Soy María Aguado Plaza, una joven de 17 años, de Socuéllamos, provincia de Ciudad Real. Me preguntarás qué me ha movido a escribirte una carta en vez de estar haciendo cualquier otra cosa propia de mi edad. No me sorprendería ya que, incluso cuando he contado que iba a escribirte a mis amigos y familia, su reacción ha sido reírse, afirmando que esto nunca llegaría a tus manos. ¿Pero sabes lo que les contestaba? Que solo está perdido el que deja de luchar, y el no, ya lo tengo. Pues bien, lo que me ha movido ha sido la situación actual en la que nos encontramos. Sé que a ti poco te afecta, pero a todos los que te votaron porque creyeron en ti o a los que no lo hicieron sí les afecta, y mucho. No es normal que cada vez que ponga las noticias, las tenga que quitar ya que solo veo en ellas a señores encorbatados diciendo una mentira tras otra. Cuando lo que sucede en realidad es que miles de personas no se llevan a la boca ni un trozo de pan en todo el día, que policías atentan contra las personas, tanto jóvenes como mayores, por defender sus derechos, cómo los pobres cada vez son más pobres y los ricos más ricos. Que promulgáis nuevas leyes de educación como la LOMCE acabando así con la educación PÚBLICA poco a poco (aunque no tenéis apoyo de ningún grupo). Cuántas menos vueltas le demos al coco mejor ¿verdad?, no vaya a ser que nos hartemos de tanta mentira y tanta hipocresía. No pertenezco a ningún partido político porque NINGUNO, repito, NINGUNO ha cumplido su palabra ni ha hecho que crea en ellos. Soy una joven con muchos deseos y esperanzas y no te creas que son tener el último iPhone 5 o querer llevar un bolso de Chanel, no. Mis sueños son poder seguir estudiando, seguir formándome, para poder trabajar en lo que deseo, poder ser una persona reconocida en todo el mundo por mi trabajo, por ayudar a las personas y por lograr mis metas (no ser conocida por ser una modelo o por haber blanqueado dinero), algo que no es seguro, debido a que mi padre no trabaja al igual que le sucede a mi madre y a que cada vez hay menos becas. Yo, como cualquier persona racional, creo que lo más importante en esta vida es la salud y la educación, que casualmente es en lo que más se está recortando. Como sigamos a este nivel, solo podrán estudiar los hijos de los ricos como sucedía antiguamente; y sinceramente retroceder a la antigüedad, con lo que ha costado llegar a donde estamos hoy en día, es una auténtica aberración. Por cierto, el otro día observé un artículo en el que salían tus notas y, a parte de tener algunas materias suspensas, no llegabas al 6,5 de media, ese mismo 6,5 que ahora el “queridísimo” Wert pide para poder obtener una beca. Se basa en que el alumno que saque menos nota no se merece estudiar. ¿No se le ha pasado por la cabeza en algún momento pensar que quizás esa persona que saca un 6,5 ¿es porque no da a basto? ¿Por qué tiene que trabajar y estudiar al mismo tiempo para sacar a su familia adelante? ¿O porque simplemente un 6,5 es como un 10 para otra persona por el esfuerzo que le implica conseguirlo? En los últimos años, gracias tanto a tu política, como a la de Rodríguez Zapatero, los ricos han visto crecer su fortuna y los pobres su miseria. España es hoy uno de los países con mayor desigualdad social del planeta, afectando la pobreza al 20,7% de los ciudadanos, la infantil al 26,7% de los niños y sufriendo pobreza severa 3 millones de españoles. También me hace gracia que hablemos de derechos después de saber cuáles son tus derechos, los derechos de los políticos: sueldos muy por encima de la media, exenciones de impuestos, gastos pagados por alojamiento, dietas y viajes que usáis para motivos “personales”, pensiones de lujo sin apenas cotizar, sueldos vitalicios, gastos de representación, simultaneidad del cargo público con el desempeño de actividades económicas privadas, acumulación de cargos públicos (sin ir muy lejos Cospedal); absentismo laboral e inoperancia, secreto y falta de transparencia de vuestras actividades políticas, justicia lenta e injusta, prescripción de delitos y un largo etc. Por cierto, ¿dónde quedó la ley que prometieron aprobar para limitar el sueldo de los alcaldes según la población? Conclusión, TODOS no somos IGUALES ante la ley. Como decía el gran Nelson Mandela, “si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan Parlamentos”. ¿No entiendes que necesitamos un gobierno que luche contra la pobreza, no contra los pobres? ¿Tan difícil es de entender? Es curioso las distintas formas que hay de matar como quitar el pan, no curar una enfermedad, meter a alguien en una mala vivienda, torturar hasta la muerte y solo pocas de estas cosas están prohibidas en España. Creo que está bastante claro que hoy por hoy vivimos en una democracia basada en leyes dictatoriales debido a la mayoría absoluta que tenéis. En esta carta podría desde insultarte, a decirte que eres el mejor presidente del mundo. Pero NO, te hablo con educación y sinceridad, algo que me han enseñado mis padres y de lo que al parecer carecen muchos políticos, dado vuestro comportamiento en el Congreso y en el Senado. Me pasaría días y días escribiéndote, pero preferiría concertar una cita contigo. Supongo que esto seguramente ni lo llegues a leer tú, ni nadie. Pero SOLO pido a la posible persona que esté leyendo esto que por favor te haga leer estas palabras, pues sería mi regalo de Reyes, poder hablar contigo y que me aclarases distintos asuntos. No os cuesta nada y está en vuestras manos que yo, María, de 17 años y con muchos sueños entienda lo que está pasando a mi alrededor. Aunque de momento mis sueños no caben en sus urnas, ya que si votar sirviera de algo, estaría prohibido. POR FAVOR, dejadme, dadme la oportunidad de hablar contigo, con Mariano Rajoy, no de ciudadano a presidente, sino de persona a persona. Atentamente, María Aguado Plaza. Aquí te dejo algunos datos personales para que te pongas en contacto conmigo. ESPERO TU RESPUESTA, NO ME FALLES, POR FAVOR. No es esta una carta cualquiera, ni soy una niña cualquiera. Déjame demostrártelo. 
 María A. P., 17 años. Socuéllamos, Ciudad Real 13630. Twitter: @mariaaguado97 
 Y por si te interesa, el día 18 de febrero a las 10:30 tengo una visita guiada en el Congreso de los Diputados. La utopía es posible, ayúdame a conseguirlo. Por un 2014 lleno de salud y de trabajo. Me reitero, no me falles.